En Estados Unidos son sensación, pero aquí la tendencia recién está llegando. Hablamos de los chocolates “bean to bar”, es decir, que son producidos directamente desde los granos de cacao frescos, no con chocolates previamente elaborados. Y eso es precisamente lo que hacen en Óbolo Chocolate: el primer chocolate orgánico chileno elaborado directamente desde los granos hasta la barra.

Tras el proyecto está Mark Gerrits, un estadounidense que viajó por más de veinte años por Latinoamérica y que, al llegar a Chile, se dio cuenta que la mayoría de los chocolateros nacionales trabajaban con cacao previamente elaborado. Por eso, decidió viajar a Perú, país que conocía bien, para seleccionar los mejores granos de cacao orgánico, importarlos, tostarlos en Chile y elaborar delicias chocolatadas. ¿El resultado? Un chocolate frutoso, intenso y suave en el paladar que, por cierto, no contiene gluten, lactosa ni ningún ingrediente que no sea orgánico. Hay tres versiones, cada una con 70 % de cacao puro: la clásica, con marcadas notas a frutos rojos; la con granos de sal de Cáhuil, que le dan el perfecto contraste salado; y la que incluye nibs –o trozos de grano– de cacao, que le otorgan un punch extra de sabor y textura. 

AV. ITALIA 1584, BARRIO ITALIA | SANTIAGO DE CHILE | INFO@OBOLOCHOCOLATE.CL