ÓBOLO: conociendo la historia del primer chocolate premium de origen chileno

Óbolo es el primer chocolate chileno bean to bar o creado del grano a la barra en Chile, y desde 2013 se han dedicado a producir barras de calidad mundial reconocidas a nivel internacional. Pero no es sólo su intenso sabor y exquisitas combinaciones las que han llamado la atención de este emprendimiento chileno, sino también su compromiso con la sustentabilidad y prácticas de trabajo justo, en donde trabajan junto a comunidades productoras de cacao orgánico en Perú. Te invitamos a conocer la fascinante historia de este emprendimiento que este 1 de septiembre lanzará una nueva línea de sabores endémicos de Chile. 

Pocos saben que en pleno barrio Italia se encuentra la perdición para todo amante del chocolate. Allí, ubicado en el número 1584 de Av. Italia, está la tienda de Óbolo, el primer chocolate creado 100% en Chile desde el grano de cacao a la deliciosa barra, una tradición mejor conocida como bean to bar.

Puede que desde fuera la fachada de la tienda pase un poco desapercibida, pero al cruzar la puerta ya te cautiva el aroma a cacao, con una leve nota ácida hacia el final. Al entrar, nos saluda Mark. Es el fundador de esta marca de chocolate orgánico que cuenta con sello de denominación de origen chileno  y cuyos pilares se basan en una filosofía de trabajo justo y sustentabilidad.

Sus orígenes

Mark seleccionando granos de cacao ©ÓBOLO
Mark seleccionando granos de cacao ©ÓBOLO

La idea de comenzar un emprendimiento de chocolate orgánico bean to bar nace una noche disfrutando una copa de vino y recordando buenos tiempos, nos cuenta Mark. Aunque quizás habría que remontarse incluso varios años antes cuando en 2001 Mark Gerrits,  sociólogo estadounidense, llegó a la selva ecuatoriana como parte del equipo de la Fundación Yachana. Allí la organización trabajaba con diversas comunidades indígenas, tenía programas de educación, una clínica con médicos las 24 horas y proyectos de conservación ambiental. Pero como toda fundación, se enfrentaba al desafío del financiamiento que, en gran parte, provenía de donaciones. En busca de un ingreso más constante y que a la vez apoyara a las comunidades –productoras de cacao y café–, idearon un proyecto en el que compraban el cacao a un precio mucho mayor al del mercado de la bolsa, directamente a los productores, y luego lo transformaban en barras de chocolate que exportaban al extranjero.

AV. ITALIA 1584, BARRIO ITALIA | SANTIAGO DE CHILE | INFO@OBOLOCHOCOLATE.CL